martes, 4 de noviembre de 2014

Faenas de Campo.... EL HERRADERO


Una de las faenas camperas mas típicas del invierno, y sobre todo de las primeras que se realizan una vez acabada la temporada taurina, es precisamente la que hoy os mostramos: El Herradero.


En esta ocasión nos acercamos hasta la finca "Traguntía", sita en el término municipal de la localidad salmantina de Vitigudino. Finca muy importante en la comarca y taurinamente, ya que entre otros propietarios, fue la finca del figurón del toreo de dicha localidad, Santiago Martín "El Viti". 


Actualmente, pertenece al ganadero Domingo Hernández, una de las mejores ganaderías de la actualidad.


Dicha faena consiste en, marcar a fuego en uno de los costados de los animales, lo que serán sus señas de identidad desde este momento en adelante, ya que hasta ahora, solo era un retoño con un número de crotal asociado a su madre.


Por tanto, cada animal comenzará a ser independiente y con señas de identidad únicas, lo que podríamos equiparar al D.N.I. de las personas.



Una vez separados de sus madres unos días antes durante lo que se denomina el Desahijado, pasarán a un  corral de retén, desde el cual, se irán separando en los distintos chiqueros hasta pasar, uno por uno, a la manga que conduce directamente al mueco donde serán inmovilizados para poder ser marcados.


Para ellos se utilizan hierros calientes al rojo vivo, que quemarán el pelo y solo parte de la superficie de la piel y así conseguir dejar marcadas las huellas de por vida para su identificación.


Varias son las marcas que se han de colocar: la de la asociación de ganaderos a la que pertenezca cada ganadería (En esta ocasión a la Unión de Criadores de Toros de Lidia, lo que corrresponde a una "U" que colocan en la penca); la Marca de la ganadería que colocan en el anca; el Guarismo que es el último numero del año en el que nació el animal y que se coloca en la paletilla; y por último el número identificativo por orden de entrada que se coloca centrado en el costado.


Todo esto, supervisado minuciosamente por un veterinario (en esta ocasión Eva Caballo) que completan todos los datos para elaborar la ya mencionada fútura identidad de cada becerr@.


En el herradero participan todos los miembros de la ganadería al ser una faena de campo muy laboriosa por el número de puestos que se necesitan, y la largura en el tiempo que requisan.


Así estuvieron desde los mayorales y vaqueros de ambos hierros y fincas de la casa, Garcigrande y Domingo Hernández, hasta el propio ganadero junto a sus hijos y nietos que participan y rezuman afición por los cuatro costados.  

jueves, 30 de octubre de 2014

FAENAS DE CAMPO: EL TENTADERO DE MACHOS


Una de las faenas mas importantes y trascedentales que realizan las ganaderías es la selección de los sementales.



Para esto, cada ganadero tiene su manera de seleccionarlos. Por reatas, por hechuras, o lo que es mas común, estas circunstancias dichas unidas a la prueba en la plaza de tientas cuando los machos cuentan con 2 años de edad.



Se da suelta al novillo y en ningún momento verá una capote o una muleta. Se le cita y coloca para que acuda al caballo a cuerpo limpio ayudado de una rama ( la mas típica en estas faenas siempre fue la rama de olivo).



Si cumple las expectativas de los ganaderos en el caballo, viene el momento de tomar al decisión de torearlo o no para seguir viendo sus características en esta ocasión, en forma de embestidas a las telas.



Finalmente se toma un veredicto sobre el resultado final. Si es positivo se le echará a un lote de vacas para ver si sus retoños, heredaran sus virtudes. Y si es negativo irá directamente al matadero ya que, una vez toreado, no se puede volver a torear porque sería imposible.




En está ocasión nos acercamos hasta una de las ganaderías salmantinas que ha conseguido levantar muchas expectativas por sus grandes resultados en la temporada 2014. Para la ocasión, los toreros invitados fueron los hermanos Castaño, Javier y Damián, que lucieron y estuvieron a la gran altura de los animales en una jornada para el recuerdo.
Imprescindible también decir, que fueron picados extraordinariamente por el mayoral de la ganadería y picador, Curro Sánchez




Saltaron al ruedo varios novillos, de entre los cuales destacó un extraordinario "Alambrisco" que derrochó bravura, clase y calidad a raudales. Una mezcla explosiva.




Os dejamos varias imágenes de la intensa y preciosa mañana en el campo charro










La temporada salmantina se cierra en Alba de Tormes por la puerta grande


Plaza de toros de ALBA DE TORMES (Salamanca). Casi lleno en los tendidos

Se lidian 6 toros de la ganadería de El Puerto de San Lorenzo, bien presentados y de buen juego en general. Destacaron 2º y 3º.
El rejoneador Oscar Mota: Ovación y 2 Orejas
Juan José Padilla: 2 Orejas y 1 Oreja.
Juan del Álamo: Palmas y 2 Orejas


La localidad salmantina puso el broche taurino a la temporada en la provincia con una corrida mixta que resultó muy entretenida.
El rejoneador Oscar Mota desorejó al 4º de la tarde en una faena muy entregada, variada y bien rematada con el rejon de muerte ante un noble colaborador al que supo administrar y que gustó mucho al respetable. Ante su primero destacó sobre todo en el tercio de banderillas pero malogró con los aceros y perdió un premio mayor.



Juan José Padilla consiguió desorejar al buen segundo en una labor en la que lo dió todo. Tras un buen quite por chicuelinas, destacó un explosivo tercio de banderillas y los pasajes sobre la diestra que cautivaron a los tendidos. Sumó otro trofeo ante el quinto, el último de su temporada que brindó a su cuadrilla, toro más apagado y con el que tuvo que tirar de repertorio y variedad.







Juan del Álamo ante el 3º tuvo que consentir mucho a un animal justo de fuerzas que tendia a defenderse a base de firmeza y temple para poder sacarle el máximo partido. Lo consiguió por momentos, en tandas templadas sobre todo por el lado derecho, acabando la faena en cercanias, pero lo emborronó todo con el fallo a espadas. 





Consiguió amarrar la puerta grande ante el sexto con el que expuso y exprimió al máximo no dejándose guarda ningún esfuerzo fruto de lo cual fue volteado feamente a entrar a matar derecho como una vela, afortunadamente, sin consecuencias.





Actuó como sobresaliente el salmantino Salvador Ruano que intervino en un quite